Quienes Somos

Una casa de Dios, con una historiaConoce nuestros puntos doctrinales. Somos una familia para ti y los tuyos...

Somos una iglesia que ama el servicio

Nos basamos en una creencia y prácticas doctrinales, que nos a conocer el amor de Dios.

NUESTRA MISIÓN

Restaurar el plan eterno de Dios en las personas y familias, modelando una cultura bíblica que les brinde esperanza en Cristo y ofrezca una respuesta a su necesidad.

NUESTRA VISIÓN

 Ser una comunidad de amor, fe y esperanza, donde cada persona sea nutrida con la Palabra de Dios y la vida del Espíritu, a fin de que sean discípulos de Jesucristo y ministros de reconciliación.


CONOCER · AMAR · COMPARTIR · JESÚS

Nuestra Historia 

El origen de la Iglesia de Dios en México se remonta a 1930, con los esfuerzos evangelísticos de la hermana María W. Atkinson. La primera congregación fue iniciada y pastoreada por la hermana Atkinson, y comenzó como un centro de predicación en la calle Zaragoza esquina República de Chile, en la ciudad mexicana de Obregón, Sonora. 

La Iglesia de Dios en México es una denominación de corte pentescostal que se identifica con el evangelio de Jesucristo y con la experiencia del bautismo en el Espíritu Santo, como una necesidad de cada creyente para una vida de servicio más poderosa y dinámica. 



Historia de la Iglesia de Dios en México Evangelio Completo 

La Iglesia de Dios en México es una denominación de corte pentescostal que se identifica con el evangelio de Jesucristo y con la experiencia del bautismo en el Espíritu Santo, como una necesidad de cada creyente para una vida de servicio más poderosa y dinámica. 

Muchos de los testimonios de la primera generación de creyentes de la Iglesia de Dios en México son de salvación personal y de sanidad divina. Un testimonio ejemplar es el de María de los Ángeles Rivero (1879-1963). Ella era muy religiosa dentro de la Iglesia Católica, enfermó de cáncer, y cuando estaba a punto de morir oraron por ella, Dios la sano instantáneamente y a los pocos días fue bautizada en el Espíritu Santo. Motivada por el amor de Dios en su corazón, empezó a visitar los pueblos de Sonora llevándoles el mensaje del evangelio.territorios 


Previos contactos con los líderes de la Iglesia de Dios en México en Cleveland, Tennessee, hicieron posible que el Reverendo J.H. Ingram fuera enviado a Ciudad Obregón en atención a la invitación de la hermana María de los Ángeles (ahora de Atkinson). La visita del misionero inició una serie de cultos de avivamientos y en julio de 1932 la Iglesia de Dios inicio oficialmente sus trabajos evangelísticos en la República Mexicana con 41 miembros. Estos primeros trabajos contribuyeron para que la Iglesia de Dios en México se convirtiera en el sexto movimiento pentecostal que se unía al trabajo evangelístico en México. 


La Iglesia de Dios en México pronto se extendió al norte y sur de Sonora y Sinaloa. Los colaboradores cercanos de la hermana María de Atkinson durante estos primeros años fueron: Carlos Jiménez, David Burgos, Fernando A. González, Octavio Loustaunau, Uriel Felix Avilés, Roque Ortiz, Apolinar Castro, Rafael Rivera, Fidencio Burgueño, Alejandro Portugal Sr., Apolonio González y Francisco Araujo.historia 

Los años 1934-1936 fueron de restricciones severas por parte del gobierno mexicano; además, la Iglesia fue asediada por distintos grupos religiosos (violencia, cárcel, persecución, etc.). En 1934, como un acto de fe y desafío a las oposiciones al avance del evangelio, la hermana Atkinson ordenó poner dentro de un bloque de cemento la inscripción “Sobre esta roca edificaré mi iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”. 

Para el año 1938 la Iglesia de Dios contaba con nueve iglesias oficialmente organizadas, con una membresía total de 720 personas. Las iglesias organizadas se encontraban en los siguientes lugares: Ciudad Obregón, Nogales, Hermosillo, Cocorit, Esperanza, Providencia, Pueblo Yaqui, Plano Oriente y San Blas. 

En 1935 y por mediación de la hermana Atkinson, David G. Ruezga y el misionero J.H. Ingram se conocieron en la ciudad de Los Ángeles, California. Posteriormente en los años 1936, 1938 y 1939 el misionero Ingram visitó a la hermana D.G. Ruezga en la iglesia independiente que ministraba en la ciudad de México. En enero de 1940 la Iglesia Cristiana Nacional de las Asambleas de Dios (que pastoreaba D.G. Ruezga) se unió a la Iglesia de Dios en México. Esta unión trajo a la Iglesia de Dios 83 iglesias, 68 ministros y 4315 miembros. Los ministros principales colaboradores del hermano D.G. Ruezga fueron: David Arcos, Rubén Arcos, Manuel Bustos, Samuel Gómez y Roberto Vivas. 

Dentro de los acuerdos de la unión, el Reverendo J.H. Ingram envió a un misionero americano para representar a la Iglesia de Dios en el centro de México. El elegido fue el Reverendo J. Willis Archer, quien llegó a la ciudad de México en el otoño del 1940. Su nombramiento era como misionero y maestro para trabajar con el hermano Ruezga bajo el hermano J.H. Ingram. Esta misión eclesiástica terminó en 1946; mientras tanto la Iglesia de Dios por medio del liderazgo del Reverendo Vessie de Hargrave, Pascual Palacios y Daniel Arreola, entró a los estados de Tabasco, Yucatán, Campeche, Quintana Roo y Chiapas. 

Ya en un ambiente de estabilidad (año 1947) los trabajos administrativos de la Iglesia de Dios en México se organizaron de la siguiente manera: 
• Superintendente de América Latina, Vessie de Margrave 
• Supervisor Territorio Noroeste de México, Fernando González 
• Supervisor Territorio Noreste de México, Samuel Gómez 
• Supervisor Territorio Central de México, Alejandro Portugal Jr. 
• Supervisor Territorio Sur de México, Apolinar Castro. 

Para el año 1949 la situación de la Iglesia de Dios a nivel nacional estaba completamente consolidada con 6480 miembros, 259 ministros y más de 200 iglesias y misiones. Con el transcurso de los años la Iglesia de Dios en México ha ido avanzando hasta ser reconocida en el ámbito evangélico nacional como una denominación pentecostal seria y comprometida con la causa del evangelio de Cristo. 

El crecimiento y la expansión de la Iglesia de Dios en México es sin lugar a dudas el resultado de la visión y entrega de sus líderes, pastores y membresía en general. Hoy en día es posible encontrar una congregación de la Iglesia de Dios en la gran mayoría de los estados de la República Mexicana; desde las regiones rurales indígenas apartadas y marginadas hasta las urbes más grandes y sofisticadas del país. Los líderes nacionales que han contribuido dando rumbo y dirección a la Iglesia de Dios en México son los siguientes: 

• Hermana María W. Atkinson (fundadora), 
• Rvdo. Alejandro Portugal Jr., 
• Dr. Antonio Bonilla Jr., 
• Dr. Cornelio M. Castelo, 
• Rvdo. Abel Sánchez Flores y 
• Dr. Regino Palazuelos Villegas. 

La Iglesia de Dios en México Evangelio Completo, A.R. obtuvo su registro como asociación religiosa ante la Secretaría de Gobernación el 22 de abril de 1993. El registro constitutivo es SGAR/11/93.
Valores Centrales 

  1. Ministerio CRISTO-céntrico
  2. Su deidad (Col. 1:15-23)
  3. Su redención (Rom. 6:6-10)
  4. Su señorío (Fil. 2:5-11)
  5. Ministerio basado en la PALABRA de Dios

La Palabra de Dios es:

  1. Luz que guía
  2. Promesa que alienta
  3. Verdad que transforma
  • 1:8 “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley… porque entonces…”
  • 28:18-20 “Id y haced discípulos a todas las naciones…. enseñándoles…”
  • 2:42 “Y perseveraban en la doctrina… en la comunión unos con otros …”

 

  1. Ministerio enfocado en la centralidad de la CRUZ
  • 16:24-26 “Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a si mismo…”
  • 1:18-31 “Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden…”
  • 5:15 “Y por todos murió, para que los que viven ya no vivan para si...”
  1. Ministerio orientado en la atención a la FAMILIA
  2. Afianzar el matrimonio
  3. Restaurar la paternidad
  4. Modelar una cultura bíblica de bendición
  • 2:24 “Por tanto, dejará el hombre… y se unirá…”
  • 6:1-9 “... Las repetirás a tus hijos … en tu casa…”
  • 6:1-4 “Hijos, obedeced a vuestros padres…”
  1. Ministerio que fomenta la UNIDAD del cuerpo
  • 133:1-3 “cuan bueno y delicioso es habitar los hermanos… en armonía”
  • 3:12-17 “soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros…”
  • 4:1-3 “solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de paz...”
  1. Ministerio que modela una vida de SERVICIO
  • 20:25-28 “…y el que quiera ser el primero entre vosotros, será vuestro siervo.”
  • Juan 13:14-17 “Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.”
  • 2:5-8 “Haya pues en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús…”
  1. Ministerio que instruye a formar primero CARÁCTER
  • 11:29 “…aprended de mi que soy manso y humilde de corazón…”
  • Juan 15:1-8 “…yo soy la vid… el que permanece en mi y yo en el, éste lleva mucho fruto…”
  • 3:5-17 “vestíos pues como escogidos de Dios..”

LA IGLESIA DE DIOS ES….

La Iglesia de Dios fue fundada en el 1886 sobre los principios de Cristo tal y como han sido revelados en la Biblia, la Palabra de Dios. Su fe y práctica, así como la experiencia de sus miembros, están fundamentadas en las Escrituras. 

Cristiana

En primer lugar, la Iglesia de Dios es cristiana. Su fundamento es Jesucristo, el Hijo de Dios. La Iglesia basa sus doctrinas y prácticas en sus enseñanzas. 

Protestante

La Iglesia de Dios está fundada sobre los principios del protestantismo, aunque no es seguidora de ninguno de los líderes de la Reforma Protestante. La denominación afirma la justificación por fe, el sacerdocio de los creyentes, la autoridad de la Biblia, la libertad religiosa y la separación de Iglesia y Estado. Está en contra de los abusos y las extravagancias del ritualismo  y dogmatismo eclesiástico.

Fundamental

La Iglesia de Dios sostiene las siguientes cinco doctrinas del cristianismo:

  1. La infalibilidad de la Biblia.
  2. El nacimiento virginal y la total Deidad de Cristo.
  3. El sacrificio expiatorio de Cristo por los pecados del mundo.
  4. La resurrección literal del cuerpo.
  1. La segunda venida de Cristo en forma corporal a la Tierra.

Evangélica

Por evangélica, entiéndase que afirma las doctrinas básicas de la Biblia: la inspiración y autoridad de la Palabra de Dios, la Trinidad, la Deidad y el nacimiento virginal de Jesucristo, la salvación por fe en la muerte expiatoria de Cristo, su resurrección corporal y ascensión a la diestra del Padre, el ministerio del Espíritu Santo, la segunda venida de Cristo y la unidad espiritual de los creyentes en Jesucristo.

La Iglesia de Dios ha acogido la declaración de fe de la Asociación Nacional de Evangélicos (NAE, por sus siglas en inglés), el grupo más grande de evangélicos de los Estados Unidos. Los miembros de la NAE están suscritos a una declaración de fe en común. La Iglesia de Dios puede ser descrita como parte de la corriente general del protestantismo evangélico.

 

Pentecostal

En el 1896 muchos de los miembros de la Iglesia de Dios experimentaron un derramamiento espiritual, el cual fue identificado como el bautismo del Espíritu Santo. La similitud de esta experiencia con lo descrito por los primeros cristianos en el Día de Pentecostés, le ganó el nombre de pentecostal, un enriquecimiento de la vida cristiana mediante el poder del Espíritu Santo que capacita a los creyentes para que testifiquen de Cristo. La Iglesia de Dios es una organización pentecostal que cree que el hablar en lenguas es la prueba inicial del bautismo con el Espíritu Santo.

Carismática

Los dones del Espíritu Santo aparecieron durante los comienzos del ministerio de la Iglesia de Dios. Los dones son clasificados en tres categorías: revelación, poder e inspiración. Los dones de revelación son la palabra de sabiduría, la palabra de ciencia y el discernimiento de espíritus. Los dones de poder son la fe, los milagros y dones de sanidad. Los dones de inspiración son la profecía, las lenguas e interpretación de las lenguas. El Espíritu Santo imparte estos dones y quienes los aceptan son descritos como carismáticos.

Evangelizadora

La Iglesia de Dios, como un movimiento de avivamiento, ha promovido la evangelización en todas sus actividades. La Iglesia ha llevado el mensaje de Cristo a todas partes, por todos los medios posibles. Cada programa refleja esta actitud evangelizadora: campañas, conferencias, servicios, enseñanzas y esfuerzos misioneros.

Organizada

La Gran Comisión es tan abarcadora que requiere un esfuerzo concertado para su dirección, apoyo, recursos y liderazgo. La Iglesia de Dios tiene una organización centralizada que administra los niveles internacionales, estatales o regionales y locales. De esa manera podemos cumplir nuestra misión.

La Iglesia de Dios está bajo el control de sus laicos y ministros, quienes conforman la Asamblea General Internacional y se reúnen cada dos años. El Gobierno centralizado ofrece los siguientes beneficios: uniformidad en doctrina y práctica, unos principios que rigen a las iglesias locales, una membresía dedicada, más compañerismo, la oportunidad de rendir cuentas, toma de decisiones en grupo y un esfuerzo conjunto para llevar el evangelio a todo el mundo.

Ministros y Laicos

Los ministros de la Iglesia de Dios son clasificados como obispos ordenados, ministros ordenados, exhortadores, ministros de música y educación cristiana. Cada rango conlleva la profesión de fe, comprometerse con la Iglesia, someterse a un adiestramiento e internado y otros requisitos. La Iglesia de Dios enfatiza la posición doctrinal del sacerdocio de todos los creyentes y exhorta a sus miembros a funcionar dentro de un ministerio bíblico en la iglesia local.

(305) 555-4446
Quintana Roo y No Relección #294 Sur.